miércoles, 30 de abril de 2014

Letra de cambio/¡Con mis hijos no te metas! Artículo de Rodolfo Porras


Letra de cambio/¡Con mis hijos no te metas!
Rodolfo Porras

¡Ya basta de escuelas que ideologicen a nuestros niños! ¿Qué es eso de que cada vez más escuelas celebren Halloween? Hemos visto con preocupación un montón de escuelas que cuando las fuerzas de la ultra derecha pretenden desestabilizar el país se parcializan, suspenden clases, dejan que maestros declaren en el aula el apoyo a las hordas pacíficas que asolan zonas del este, y con esto inoculan odio a nuestros hijos. También hemos visto en algunas escuelas que celebran los cumpleaños del mes y adornan las instalaciones con figuras de comics y personajes íconos de los Estados Unidos, portadores de un claro mensaje ideológico. Asimismo observamos, con alarma, algunas escuelas que, con la excusa de la recreación, pasan películas de Disney con profundas cargas ideológicas como Blanca Nieves, Peter Pan o el Pato Donald. ¡Estamos hartos de las escuelas cerradas a la comunidad, que educan de espalda a las vivencias, necesidades, conceptualizaciones, problemáticas de la comunidad, enseñándole a nuestros hijos que a educación es una cosa y la vida otra!

El párrafo anterior pretendía ser una parodia. La inversión del discurso de mucha gente temerosa con las políticas educativas del gobierno, pero el remedo que se pretendía, además de ser contundente en tanto que es una real enumeración de la carga ideológica a la que están sometidos nuestros hijos día a día, resulta que contiene más elementos de los que podría enumerar una de estas señoras de clase media para acusar al gobierno de ideologizador. Tal vez, asustada realmente por lo que le puedan “meter en la cabeza a sus hijos” no se da cuenta de todo lo que reciben permanentemente. Parecieran ignorar que esos mensajes, que sin lugar a duda, son producto de laboratorios de información y de ideologización, dan cuentan de un discurso terrible, encaminado al consumismo, la falta de solidaridad y la convicción de la superioridad de una clase social sobre otra y de una forma de ver el mundo parcial y casi siempre mediocre.

Tampoco se da cuenta de que ella es cómplice consuetudinaria para la inoculación de ese discurso perverso. Entonces, ve a Chávez en la portada de la constitución para niños, constitución que impulsó, por la que trabajó con toda su alma y a la que defendió hasta el último día de sus existencia y comienza a temblar. Como si la imagen de Chávez no tuviera que ver con la Constitución. Pero ve a Mikey Mouse en la lonchera de su hijo y le parece normalísimo, como si un pan con jamón, un jugo de pera y una galleta tuvieran algo que ver con esa rata que ha acompañado las invasiones económicas y bélicas de los Estados Unidos alrededor del mundo. ¿Se habrá preguntado alguna vez sobre la carga ideológica de todo lo que sueña, come, aspira, comenta y le repite a sus hijos como si fusen mensajes inocuos? ¿Sabrá que no es posible, en ninguna parte del planeta, en ningún tipo se civilización, que los sistemas educativos sean estériles y sin contenidos ideológicos? Seguramente cree que es posible, ¡Claro! Eso es parte del discurso ideológico con el que fue educada.
1

No hay comentarios:

Publicar un comentario

recuerda que la educación y los buenos modales es la primera puerta que abres a una comunicación efeciva. Si quieres montar libros en el blog, envía un correo a elperroandauz101@gmail.com, para obtener tu invitación como administrador de este blog